Con los pies en la tierra

A lo largo de todos estos años que he estado leyendo, investigando, estudiando y trabajando con las familias immigrantes Hispanas estos seis principios han ido deliniándose como esenciales para entender el derecho-deber de los padres en el proceso de la educación de sus hijos.

Los seis principios son:

1.- La familia es la primera institución responsible del desarrollo total de sus miembros, sobre todo, en sus primeros años de la vida, en los llamados “años claves en el proceso de educación”;

2.- Cuando los padres dan vida a sus hijos, ellos se convierten en los primeros y los únicos, responsables de la educación de sus hijos;

3.- El papel de los padres como educadores es tan decisivo que muy difícilmente pueden ser sustituídos por las otras instituciones sociales;

4.- Los padres son los responsables de la educación religiosa y moral de sus hijos, por tanto, el mantenimiento de los valores cristianos en la sociedad depende de ellos, y de lo que ellos enseñan a sus hijos;

5.- En el hogar, a través de los procesos de socialización y educación, los niños adquieren loa hábitos, valores y normas de la sociedad, de forma tal, que del hogar sale el ciudadano que debe ser, que se espera que sea;

6.- Los padres modelan la personalidad de sus hijos, primordialmente con su ejemplo, y despues con la enseñanza de las costumbres y valores y en tercer lugar con la disciplina que reforza sus cualidades y actitudes positivas y ayuda al propio tiempo a eliminar las negativas.

Si nos fijamos en lo que acabamos de decir, es facil concluir que los padres somos fundamentalmente responsables del desarrollo armónico de cada uno de nuestros hijos, Y, que el cumplimiento de nuestros deberes como padres no solo es decisivo para nuestros hijos sino que contribuye al futuro de la Sociedad.

El Papa Juan Pablo II hablando del futuro de la humanidad dijo que éste puede y debe ser preparado en nuestros hogares, más específicamente dijo que el futuro “pasa por la familia”.

¿ Es esto posible ?. ¿ Tenemos los padres tiempo para cumplir con nuestro responsabilidad-deber de ser padres ?. ¿ Tenemos tiempo para ocuparnos de todos los detalles incluídos en la tarea de “hacer” a nuestros hijos ?. ¿ Tenemos los padres tiempo para transmitirles a ellos los valores cristianos y sociales ?.

Tenemos que poner los pies en la tierra y analizar brevemente la realidad de nuestras familias immigrantes y primer generación Hispanas. En casi todas ellas ambos padres trabajan. Y aun en las familias de tres o cuatro miembros, e incluso en familias donde más de dos generaciones viven en la misma vivienda, se oye la misma queja “ no tenemos tiempo para conversar los unos con los otros” y “mucho menos para hacer actividades juntos, como familia”.. En casos extremos, muchos hogares Hispanos han sido descritos por sus miembros como direcciones postales que se ha ido convirtiendo paulatinamente en algo asi como en casas de huespedes -lugar para ir a comer y dormir.

Claro que todos nosotros necesitamos trabajar para sobrevivir. Pero en muchos de los hogares Hispanos que he entrevistado para diferentes estudios o proyectos de intervenciones, ambos padres emplean casi todo el tiempo del dia lejos de sus familias, y en algunos casos hasta parte de la noche porque necesitan o se les presenta la oportunidad de hacer un trabajo “extra” para gastos que generalmente son “extras”. Consequentemente, la pareja no tiene tiempo para intercambiar experiencias diariamente, de una forma positiva, emotiva, capaz de fomentar la cohesión necesaria para conocerse, crecer juntos en todas las areas que conlleva la relación matrimonial. Las relaciones con los hijos suelen ser mediatizadas, saben de ellos cuando las maestras le llaman urgentemente, o cuando las personas adultas que les cuidan se quejan de sus conductas, o cuando tnenen que ir al médico con ellos porque no pueden enviarlos a la escuela enfermos. Si enn muchas familias hispanas sus relaciones emocionales de la parejas son pobres, ;la comunicación y el diálogo padres-hijos es más pobre aún.

En adición, los problemas relacionados con el trabajo (largas jornadas, pobres condiciones, dificultades con el transporte, mala comunicación para relacionarse con quienes toman las decisiones producto de la falta de conocimientos del idioma oficial) interfieren en el buen funcionamiento de nuesrras familias. Llegamos a la casa tensos, irritados por el cansancio, el ruido ambiental. Y estas presiones nos dificultan e incapacitan para funcionar de acuerdo a las dinámicas, a las circunstancias, a los problemas cotidianos propios del hogar y a las normales diferencias entre los unos y los otros. No llegamos con el estado de ánimo necesario para resolver conflictos, para apaciguar y dulcificar relaciones, para crecer emocionalmente todos juntos con nuestros hijos y con los demas miembros de la familia.

¿ Será entonces que los padres Hispanos no pueden cumplir con su inalienable derecho-deber de ser padres ? ¿ Será que les estamos pidiendo algo imposible ?

Claro que no. El trabajo y sus condiciones no son excusas ni paliativos para no hacer lo que tenemos que hacer. Entonces, ¿ cómo podemos hacerlo ? Ante todo tenemos que, como familia reunirnos, discutir y establecer nuestras prioridades. Y ¿ esto cómo puede hacerse ? Una sugerencia sería que cada uno de los miembros de la familia -incluyendo los hijos en edad escolar- se preparen para esa reunión. Una forma de hacerlo sería escribir en una hoja de papel los diferentes papeles que tienes en la vida: esposa, madre, hija, trabajadora a tiempo completo, estudiando por las noches, etc.- Al lado escribe solo una frase con la meta que te gustaría alcanzar en el ejercicio de cada uno de esos papeles -esas metas son tus sueños pero tambienson las propias definiciones que de tí mismoa tienes en la vida. Eas metas pueden ser definidas como a largo alcance, a corto alcance, e incluso inevitables o inalienables. El tercer paso sería escribir las dificultades que confrontas a diario en el ejercicio de esos papeles. Ahora ya puedes escribir junto a las dificultades cuna nueva frase, esta vez escribe cómo ellas estan dificultando el cumplimiento de tus tareas como esposa, madre, hija, trabajo, estudios, etc

Todo este trabajo de preparación no puede hacerse corriendo, entre lavar y planchar, o entre una cerveza y cambiar el aceite al carro. Tienes que darsele tiempo a la reflexión, al  silencio, tiene que darlese espacio y perspectiva a cada pregunta. o a cada respuesta, o a cada duda. Tal vez  ayudaría si pensamos al cabo de x años de vida, mirando atrás, qué decisiones tomadas hoy van a ser las más importantes para tí y para tu familia.

Si todos los miembros adultos de la familia llevan a la reunión un análisis concienzudo de sus situaciones familiares estoy seguro que el dialogo será abierto, sincero, capaz de entre todos los reunidos escribir las prioridades familiares y los cambios o acomodaciones necesarios para poder vivirm crecer y disfrutar lo más importante que tenemos, nuestra familia.

Estoy segura que todosnosotros escogeremos  la tarea de ser padre-madre como la prioritaria, conscientes de que lo que tu y yo como padres no hagamos se quedara sin hacer. Convencidos de que los años formatives de nuestros hijos, es decir los años que”hacen la diferencia”, pasan muy pronto y cuando vengamos a ver… ya nada se puede hacer.

Despues de priorizar que es lo más importante viene un cambio muy importante en nuestra forma de concebir la tarea de educar. Los niños aprenden imitando. Los niños aprenden viéndonos ser lo que ellos deben ser. Si queremos hijos respetuosos, seamos nosostros personas respetuosas con todo el mundo, incluyendolos a ellos. Si queremos que nuestros hijos amen la paz… sembremos la paz en nuestros hogares con nuestra actitud, con nuestros comentarios, con nuestra acciones. Si queremos que nuestros hijos sean responsables en la casa, empecemosles a dar tareas y responsabilidades en el hogar de acuerdo a sus edades, y lo mas importante supervisemos lo que deben hacer y mostrémosles qué orgullosos estamos con sus buenas actitudes. Nuestra actitud ejemplar en todas las areas es la mejor arma que tenemos para educar.

Recordemos que lo más importante no es la cantidad de tiempo que pasamos juntos en el hogar sino la calidad que nuestras relaciones interpersonales en el hogar. Una hora dialogando con nuestros hijos es mas productive que tres  horas sentados mirando television juntos, o peor aun,  tres horas con todos los miembros en la casa pero cada uno esta haciendo lo suyo, sin interactuar.

En conclusión, poniendo los pies en la tierra, aceptemos que es  dificil hacer lo que tenemos que hacer cuando tenemos trabajos que nos dejan exhaustos, cuando estamos criando a nuestros hijos en una cultura diferente a la nuestra, con una lengua que no entendemos… pero, aceptemos tambien que esto puede hacerse usando cada minutos que estamos juntos creando una atmósfera educativa en el hogar al tiempo que disfrutamos el privilegio de ser familia a pesar de todo.

Como dijera la psicologa Virgina Satir: ser padre/madre no es tener dias festivos, ni vacaciones, ni promociones, ni aumentos de salaries. Ser padre/madre es estar en el deber o a lo menos estar dispuestos a ser llamados las 24 horas del dia, los 365 dias del año. Porque ser padre/madre es hacer personas.Y este es el trabajo mas complicado pero el mas gratificante que existe en la humanidad.

Published by

admin

Dr. Gelasia Marquez is an immigrant clinical and bilingual school psychologist. Dr. Marquez has studies, researches, articles, and programs aimed to help immigrant Hispanic children, adolescents and families in their processes of transition after migration

Leave a Reply