Recientemente tuve la oportunidad de preparar un programa de cuidado pastoral a los envejecientes. Fue una experiencia única para mi pero sobre todo para mi comunidad de fé. Porque todos o estamos o vamos a alcanzar la edad madura, todos o somos o vamos experimentar el proceso de envejecer, y todos vamos a morir.

Hablar de madurez, de envejecimiento y de muerte conlleva hacer un poco de reflexión sobre cómo respondemos a las preguntas qué es la vida y qué es vivir.

Cuando leemos libros de autobiografía la mayor parte de los autores bien en el título o en el contenido estan comparando la vida con un viaje que se inicia el día en que nacemos y que termina el día en que entregamos nuestra alma a Dios. Si acepto esta comparación diría que “viajamos a través del espacio y del tiempo llevando con nosotros no sólo nuestro diseño genético sino tambien la huella de todas aquellas personas que han tocado nuestras vidas en distintos momentos de nuestra historia personal, asi como tambien todas las influencias culturales aprendidas que han dado forma nuestra historia y que en conjunto conforman el equipaje con el que viajamos en la vida. Equipaje que nos ayuda a definar quienes somos, es decir, nuestra identidad.

Todos los que nos llamamos cristianos aprendemos a definir nuestras vidas como un peregrinar. Como cristianos sabemos que pertenecemos y peregrinamos con al pueblo de Dios, que ninguno de nosotros nació de gratis sino que cada uno de nosotros tiene un propósito en la vida, una tarea que llevar a cabo, todos nosotros estamos llamados a cumplir el plan de Dios para nosotros. Y, finalmente, mientras vivimos estamos llamados a alcanzar y a vivir a plenitud nuestra vida psicológica asi como tambien nuestra vida espiritual mientras nos preparamos al momento final de nuestro encuentro con nuestro Creador.

El peregrino necesita dejar detras todo aquello que no le ayude a seguir el camino que le lleva al final. El peregrino solo toma consigo sus experiencias y sus recuerdos. Que no es otra cosa que lo que era y lo que es.

En el año 1969 el cantautor Joan Manuel Serrat musicalizó un disco homenaje al poeta andaluz Antonio Machado. Uno de esos cantares nos habla “del hoy que será mañana, del ayer que es todavía” . Otro nos repite varias veces “Caminante, no hay camino, se hace camino al andar”… “y al volver la vista atrás, caminante no hay camino, solo tus huellas al andar”. Otro cantar no tan conocido nos dice: “¿Para qué llamar caminos a los surcos del azar?”. “Todo el que camina anda como Jesús sobre el mar”.

Y son estos versos y esta melodía las que nos van a ayudar a entender que vivir es pasar de una etapa a otra. pero que ese paso, esa transición, va acompañada de retos, de cambios, y también de crisis. Porque, repetimos de nuevo, no se puede crecer –ni física, ni psicológica, ni espiritualmente- si no pasamos por periodos de crisis, de retos, de nuevas demandas personales, espirituales, sociales.

Claro que lo más importante que comprendamos es que todo este proceso de vivir no lo hacemos solos. Cristo está con nosotros. Recordemos lo que nos dijo: »Yo soy el buen pastor; el buen pastor da su vida por las ovejas. Pero el asalariado, que no es el pastor, de quien no son propias las ovejas, ve venir al lobo y deja las ovejas y huye, y el lobo arrebata las ovejas y las dispersa. Así que el asalariado huye porque es asalariado y no le importan las ovejas”. “Yo soy el buen pastor y conozco mis ovejas, y las mías me conocen, así como el Padre me conoce y yo conozco al Padre; y pongo mi vida por las ovejas. Tengo, además, otras ovejas que no son de este redil; a esas también debo atraer y oirán mi voz, y habrá un solo rebaño y un solo pastor”.

Que Consuelo saber y actualizar a cada momento que no estamos solos, estamos con el Padre y Pastor “que conoce a sus ovejas y a quienes El tambien conoce y reconoce como tal .”

Average Rating: 4.5 out of 5 based on 174 user reviews.

Published by

admin

Dr. Gelasia Marquez is an immigrant clinical and bilingual school psychologist. Dr. Marquez has studies, researches, articles, and programs aimed to help immigrant Hispanic children, adolescents and families in their processes of transition after migration