El término personalidad antisocial se refiere a los individuos que de forma crónica mantienen conductas contrarias a las normas y valores de la sociedad. El ser humano aprende a vivir en sociedad a través del proceso de socialización. Un proceso que se origina en la cuna y continúa a todo lo largo de la vida humana, es el incorporar a nuestra personalidad, continúamente, aquellas conductas que la sociedad califica como positivas que nos permiten vivir en armonía con el resto de la comunidad. Detrás de cada conducta, detrás de cada norma que seguimos, existe un valor social. Todo lo que hacemos lo hacemos por algo. Valores históricamente creados y transmitidos de generación en generación de forma tal que son los valores los que definen a cada pueblo, a cada cultura, a cada grujpo social. Un individuo antisocial es un individuo que no tiene los valores y las normas de la socidad como patrones de su actuación sino que vive o al margen o frente a la sociedad.

Ejemplo de personalidades antisociales son las de aquellos que son incapaces de tener lealtad hacia otras personas, que son isensibles a los males sociales, que son incapaces de esperar o de posponer la realización de un deseo. Son personas que carecen de responsabilidad hacia su familia y su comunidad.

Noyes al describirlos dice que son sujetos “sin juicio social”. Las personalidades antisociales son individuos que ya desde niños muestran signos de desadaptación emocional. Ahora bien, cuando estas personalidades se muestran de modo más claro es en la adolescencia cuando se debilitan las fuerzas restrictivas que provienen del hogar al tiempo que aumentan las demandas ambientales.

Muchos autores anotan estas dos influencias negativas del hogar en la formación de estas personalidades que viven de espaldas o al margen de la sociedad. Ellas son:

  • El sujeto con personalidad antisocial exige la satisfacción inmediata e instantánea de sus deseos, sin que le importen los deseos ni los sentimientos, no los intereses de otras personas con las que establecen escasas relaciones emocionales o lazos afectivos estables. Por eso, se puede decir, que el psicópata es aquel niñito al que no se le negaba nada por qué si no le daba “una perreta”, es al que enseñaron a ser centro de la casa, complaciéndole en todo lo que deseara o pidiera, aunque los padres no pudieran materialmente.
  • El psicópata carece de propósitos, de objetivos, y de perspectivas, tiene un deficiente sentido de responsabilidady vive para el momento. Cuando niño nunca le enseñaron a tener deberes en su hogar, ni le mostraron lo hermoso que es estudiar, ni le hicieron sentir parte de la comunidad. Fue el niño criado con derechos pero sin deberes, haciendo siempre lo que le daba la gana porque cuando no lograba su objetivo “amenazaba con irse de la casa” o le daba un “escándolo” a los padres.

El individuo adulto con personalidad antisocial ha sido un niño al que nunca se le ha sabido disciplinar. Y al que más tarde rechazamos por su actitud ante la vida o por su peligrosidad. Fue un niño a quien la familia y la sociedad le ha fallado totalmente.

Publicado en el periódico El Sol de la Florida, 21 de Noviembre de 1981.

Average Rating: 4.5 out of 5 based on 275 user reviews.

Published by

admin

Dr. Gelasia Marquez is an immigrant clinical and bilingual school psychologist. Dr. Marquez has studies, researches, articles, and programs aimed to help immigrant Hispanic children, adolescents and families in their processes of transition after migration